#logo { -webkit-transition: initial; -moz-transition: initial; transition: initial; -webkit-transform: initial; }

Blog

No te lo pierdas!

No te lo pierdas! era una promoción que un negocio de impresión lanzó durante el mes de diciembre, donde encontrabas varios  combos con una única condición: imprimir fotografías familiares. Recuerdo que la mayoría de las personas que se acercaban eran mayores de edad, y al pasar sólo pude escuchar una frase: “No hay nada más lindo que la familia».

La familia es la  base de toda sociedad, ya que dentro de ella los adultos educan y transmiten valores a los niños y niñas que la conforman. El entorno familiar influye notablemente en el desarrollo emocional y social de las personas, y puede motivar o condicionar a los miembros.

En el ámbito social, es la organización más importante para el hombre, ya que pertenecer a una familia es significativamente vital en el desarrollo psicológico y social del individuo.

En otras palabras, la familia es el lugar en el que podemos ser nosotros mismos, sin máscaras ni discursos, donde se comparten tristezas, alegrías y los más pequeños logros se festejan sin importar el nivel de dificultad ni la edad, donde las personas sienten que pueden lograr todo lo que se propongan, porque hay alguien que cree en ellos.

“Te ayudamos a buscar la casa perfecta, para que construyas tu hogar” es la frase que llamo mi atención en la publicidad de una constructora.

La palabra hogar viene del latín focãris, derivado de focus, que significa fuego en español. Se refiere al lugar donde se enciende el fogón, hoguera y suele tener un espacio central en la casa, comúnmente llamado “hogar» es el lugar donde se enciende fuego con leña (utilizado en invierno para mantener una temperatura agradable en el casa)

Remontándonos a las investigaciones históricas, se dice que la palabra hogar proviene del sitio en el que se reunía, en el pasado, la familia a encender el fuego para calentarse y alimentarse.

Según el significado, esta palabra se usa para designar el lugar  donde una persona vive, donde siente seguridad, calma y paz, mientras que el concepto «casa», sencillamente se refiere al punto habitado, al lugar físico. Es una construcción con paredes y ventanas que determinan sus límites, los cuales condicionan a quienes viven en él.

En el hogar, el individuo se siente amado, respetado, valorado, tiene sentido de pertenencia y cuando una persona crece en ese ámbito, es feliz y segura de si misma.

En el diario vivir, en la rutina que inicia cada lunes, en las relaciones, en la vorágine laboral y demás, muchas cosas roban la mayor parte de nuestra atención… la tecnología, los trámites que no llegamos a realizar, el tiempo… esa unidad de medida que lamentamos no poder detener, sumado a nuestros pensamientos que trabajan aún cuando descansamos generan un torbellino de preocupaciones y rutinas provocando que el hogar deje de ser el lugar donde motivamos a quienes forman parte de él  para convertirse en un espacio donde tan sólo condicionamos a los que nos rodean.

Todo lo que sucede a nuestro alrededor es pasajero, por más que quisiéramos no podemos tener el control de todo cuanto nos rodea., pero si tenemos la oportunidad de determinarnos y formar individuos amados, seguros de sí mismos, sin miedo a lo que pueda suceder, dispuestos a nuevos retos,  porque hogar es el lugar donde podemos llorar sin pasar el ridículo y reír hasta que nos duela la panza, donde un logro es celebrado y las angustias pierden fuerzas.

No te lo pierdas! Todo comienza en el hogar

No te lo pierdas! Apaga los dispositivos, cierra las redes sociales, presta atención a cada uno de los que te rodean.

No te lo pierdas! Tenés la oportunidad de formar niños hoy, que motivados van a cambiar el rumbo de la historia.

No te lo pierdas! El hogar es el lugar adonde siempre querrán regresar si hay motivación.

“EL HOGAR DEBE SER EL REFUGIO SAGRADO DE LA VIDA.” John Druden

Prof. Bárbara Wasinger

Legalización del aborto «Carta abierta»

Carta abierta a los adultos argentinos y a quienes se sientan identificados. Por la legalización del aborto. 

Mi nombre es Carolina, tengo 41 años y una hija de 21. Es decir que entre los 19 y 20 años fui mamá.  Los 19, porque a esa edad quedé embarazada de Valentina, mi hija mayor. Tuve la posibilidad de decidir; si quisiera haber abortado, estoy segura de  que me hubieran  permitido (no legalmente como será a partir de esta ley recién sancionada). Pero sé que si lo planteaba sería comprendida. Porque los padres, cuando se trata del futuro de sus hijos, se olvidan de lo prohibido y lo permitido, lo legal y lo otro. Solo ven una opción posible: lo mejor para sus hijas. No es mi intención debatir si es bueno o malo terminar con un embarazo. Solo quiero expresar mi punto de vista, y no porque me lo contaron sino porque es mi vida y mi realidad. Decidí a pesar de la incertidumbre, traer al mundo a mi hija. Y es una de las decisiones más acertadas y que más felicidad trajo a mi vida. Disfruto de sus logros, su vida me bendice y me ha impulsado a luchar por ser mejor.

No niego que no fue fácil.  Una relación súper inestable con su padre me hacía vislumbrar una maternidad si bien no sola, algo muy cercano a ello. Había dejado de trabajar, porque mi condición era compleja y comencé a estudiar luego con mi hija pequeña. Fueron años difíciles, soledades, carencias afectivas, emocionales, materiales y las que se imaginen. Sacrificio para recibirme y dar un futuro mejor a mi niña y a mí.  Pero si algo me quedó de todo aquello es el hecho de ser responsables de nuestras decisiones. Ser responsable de mi futuro, y de las decisiones que había tomado. Porque un embarazo no deseado es por no haberse cuidado antes. Llegar a esto es innecesario, si con educación sexual y educación en general es posible prevenirlo. Es no deseado en consecuencias, porque el hecho de estar con alguien y quedar embarazada ha sido deseado y aceptado (no incluye mi reflexión casos particulares como violaciones, incesto y otras situaciones específicas, aclaro). Pero el aborto legal trae el mensaje de que lo que estorba se elimina (y es nada más y nada menos que una vida). Creo en el dador de vida, creo en Dios, si bien no voy a ir por ahí; (porque creo que en estos temas polémicos las expresiones son validadas o distorsionadas a favor de ideologías dominantes como se vio en las votaciones de ley de estos días). Pero volviendo a la idea, es absurdo creer que con las falencias que tenemos como seres humanos y lo pequeños ante el universo, creamos que estamos en condiciones de decidir quién vive, cuando y en qué circunstancias. Es un tema muy escabroso, ya que conlleva un montón de aristas a considerar. Algunas que ya mencioné.  Y otras que dan para otro debate, están muy  mezcladas. Como para quienes desean ser padres y no  pueden hacerlo. para quienes desean ser padres y deben esperar años y cumplir miles de requisitos, y aún así no lo consiguen fácil, o a veces no lo consiguen nunca. Este también es  un deseo o mejor dicho una necesidad válida e importante,  afable y desinteresada. Afecta a familias, matrimonios y vida (cuantos chicos son adoptados y bendecidos en familias que los reciben). Pero es otra polémica, no se agarren de esto tampoco para refutar, solo lo menciono porque también es una realidad. Como que hay familias que no pueden engendrar hijos naturales pero si son  padres y madres de estos hijos no deseados (pero nacidos) y les aseguro que es la muestra de amor más grande que vi en mi vida. Aman y ejercen una paternidad admirable. Pero no puedo entrar en todas las demás formas  en que el aborto legal y gratuito y no sé qué más, se mezcla…  Porque entraríamos en debates que no me interesan. Pero me duele mi país. Me duelen las leyes. Me duele el futuro.  No juzgo, porque cada uno sabe sus motivos, razones y realidades. He visto casos de abortos muy cercanos y no soy quien para juzgar decisiones. Mi dolor no es por las decisiones personales o particulares.  Sino por el mensaje adulto de habilitación a la irresponsabilidad; al no hacernos cargo de nosotras y nuestras decisiones.  Queremos creer en un  futuro mejor; escuchamos discursos políticos, educativos y de toda índole que expresan que apostamos a un porvenir  y a una educación mejor de la que tenemos hoy. Decimos que creemos  que los jóvenes van a hacer mejor las cosas, que van a hacer de este país un lugar mejor. Pero luego se sancionan leyes que llevan a la irresponsabilidad y a la no conciencia. Es nuestro cuerpo, es verdad.  Por eso cuídalo siempre, antes de quedar embarazada. Cuidate antes. Cuando estás embarazada habilitas vida a través de la tuya, es tu cuerpo pero hay otra vida, y otro cuerpo y otro futuro, ya no sos sola. Es nuestro cuerpo y decidimos por él, pero no solo somos cuerpo. ¿Alguien se puso a pensar en las secuelas y consecuencias psicológicas y emocionales/espirituales que se avecinan? Somos individuales pero también somos una Nación, todos. Las decisiones políticas y las acciones de la sociedad nos afectan, nos bendicen o nos hunden. Somos parte de un todo, nos vemos afectados en lo colectivo. Y por otro lado, me hace ruido esta ley por el mensaje que se difunde a través de esta sanción/ aprobación legal. Me duele por mis hijas, por mis alumnos, por los jóvenes en general, en quienes creo. Porque creo que hay un futuro esperanzador en ellos. Porque creo que pueden tomar mejores decisiones, ser más responsables, visionarios, luchadores, emprendedores. Creo en los jóvenes y adolescentes de mi país y de mi entorno cercano, porque tengo trato con ellos y veo el potencial que tienen. Los admiro, tienen sueños, son creativos, espontáneos, soñadores, idealistas, pacificadores, responsables del planeta y la vida. Pero con esta habilitación adulta a la irresponsabilidad, al no hacerse cargo, esta habilitación de liviandad de decir «no debe nacer», dejamos mucho que desear. Como adultos, como responsables de ser sus guías, hay un error que entristece. Ellos necesitan adultos que acompañen, empáticos, luchadores, modelos a imitar. Pero ante esta nueva ley sancionada, como sociedad, como padres, madres, funcionarios, políticos, como seres humanos, se produjo un retroceso innecesario, triste y que traerá vacío y desazón.  Solo eso. Me permití expresar esta reflexión porque me pasó, porque no soy de bandos políticos, ni de bandos de nada, solo apelo al sentido común.  Aunque sé que muchos estarán en desacuerdo, no es mi afán buscar adeptos a favor o discutir con quienes se proclaman en contra de lo que expreso. Mucho menos, es mi intención generar polémica y discusiones, ya no discuto ciertas verdades. Pero sí necesito decir que nos fallamos como adultos, y que  fallamos con el mensaje que estamos habilitando; un mensaje de irresponsabilidad;  de no me hago cargo, de no me importa nada, porque si la vida no se valora; entonces ya no nos queda nada. Solo eso. Tristeza!

Los argentinos nos debemos debates más largos y menos situados entre tensiones: aborto legal  sí – aborto legal no. Esta ley no resolverá el largo y penoso destino de muchas mujeres víctimas de situaciones diversas por las cuales fueron obligadas a concebir. Nos debemos los debates más profundos y que no se dieron: educación- educación sexual integral- justicia y funcionamiento de los operadores de la justicia en casos como estos, ideales de vida y de educación para nuestros niños y jóvenes desde la infancia. Estoy convencida de que toda forma de interrupción de vida debe ser la medida extrema y cuando para ella ya no existan otros remedios y, sobre todo dejar expresado que no tenemos nada para festejar sino mucho por lamentar. Educar más y mejor para respetar más y mejor. Ninguna ley podrá reemplazar de inmediato la prolongada acción de una VERDADERA EDUCACIÓN Y UNA VERDAERA JUSTICIA. Sigo aferrada a la vida y lo seguiré estando siempre.

Carolina Elisabeth Ledesma.

Argentina.

DNI 27 377 838.

Conversaciones para crear una mente joven, capaz y fuerte

Estudios han demostrado que los niños pasan una gran parte del tiempo en el aula trabajando de manera individual. Sobre todo durante la clase de matemática se estima que el 80% del tiempo los niños realizan trabajos individualmente.

Entonces, ¿qué podemos hacer los docentes que estamos tratando de que nuestros estudiantes se emocionen con las matemáticas? ¿O los padres que quieren que sus hijos se apasionen por los rompecabezas y los  juegos de lógica?

Es sumamente importante que los niños se sientan entretenidos y emocionados con las materias de STEAM (ciencias, tecnologías, ingeniería, artes y matemáticas) antes de que empiecen a perder el interés, ya que la imagen de STEAM como algo solitario y aislante es muy fuerte en nuestra cultura. Pero si hacemos que el STEAM sea social, podremos inspirar a más estudiantes y aún a padres y docentes a descubrir su propio interés en estas áreas.

¿Qué sabemos acerca de LAS MATEMÁTICAS Y LA CIENCIA en la educación del nivel inicial?  

# Varios estudios de investigación han demostrado la importancia de la enseñanza de las ciencias y las matemáticas en la educación del nivel inicial.

# Los niños en edad de la educación en nivel inicial están biológicamente preparados para aprender sobre su entorno.

# Solo el hecho de conversar sobre matemáticas con los niños de nivel inicial mejora significativamente su conocimiento matemático.

# Los niños están naturalmente motivados a explorar conceptos matemáticos y científicos con los que se enfrentan día a día.

Ahora bien, ¿Cómo introducir a través del juego conocimientos de estas materias a nuestros pequeños?

Los niños tienen la necesidad de hacer las cosas una y otra vez antes de aprenderlas. A través del juego, descubren el mundo por sí mismos por lo que es un instrumento muy eficaz para la educación.

Los juguetes educativos englobados bajo esta denominación, pretenden desarrollar procesos de aprendizaje basados en:

  • La resolución de problemas mediante el razonamiento lógico.
  • La incorporación de situaciones de la vida cotidiana.
  • El uso de herramientas tecnológicas.
  • La repetición de un hecho.

Son muchas las razones del por qué los sistemas basados en STEAM son cada vez más una norma dentro de muchos proyectos de nuestra comunidad educativa de Hogar de Bethania:

  1. Los estudiantes trabajan en equipo y aprenden a tomar decisiones conjuntas.
  2. Aumentan su capacidad para la resolución de problemas de manera creativa.
  3. Mejoran su autoestima.
  4. Impulsan sus capacidades comunicativas.
  5. Aprenden mediante la experimentación en primera persona.
  6. Retienen más fácilmente los conceptos aprendidos.
  7. Disparan su imaginación y sus ganas de crear cosas nuevas.

Como resultado final se ven estudiantes que toman riesgos reflexivos, se involucran en el aprendizaje experimental, persisten en la resolución de problemas, valoran la colaboración y el trabajo mediante el proceso creativo. Ellos serán los innovadores, educadores, líderes y estudiantes de la nueva era.

La metodología STEAM es hacia donde se dirige nuestro mundo actual. Es importante ayudar a nuestros hijos para que adopten el STEAM haciéndoles preguntas abiertas, compartiendo sus intereses y dándole amplias oportunidades para explorar.

En ésta temprana edad es el momento ideal para comenzar a hacer las preguntas adecuadas para interesar a los niños en las matemáticas y en la ciencia.

Al hacerlo, le ayudará a crear una mente joven, capaz y fuerte.

Profesor Natanael soberón

¿Qué nos impide llegar a la meta?

Es común que arranque un año y nos pongamos metas. “Este año termino la carrera”, “voy a adelgazar”, “voy a tratar de ser una mejor persona”. Pero como dice la canción de Coldplay, nadie dijo que sería fácil. Cuando nos proponemos llegar a algo siempre van a surgir problemas.

Dice en Proverbios “camina con sabios y te harás sabio”. Lo que te quiero decir, es que te rodees de personas que te alienten a seguir adelante. Hay un video en el que un niño intenta hacer un ejercicio físico muy complejo y sus compañeros de equipo lo alientan tanto que puede lograrlo.

Una vez una persona me dijo que no sería buena profesional. No le hice caso a esa voz, seguí intentando, mejorando y sigo creciendo día a día. No me rendí ante la primera dificultad.

Qué importante es no rendirse en el primer intento. Creo que si fuese por nuestras propias fuerzas no podríamos lograr muchas de las cosas que nos proponemos. Tampoco llegaríamos si escuchamos las voces negativas que quieren tirarnos abajo.

Rodéate de personas sabias, que te apoyen y te motiven a seguir adelante incluso cuando ya no tengas fuerzas y quieras dejarlo todo. Como el niño del video, puede que no lo logres al primer intento, pero seguí hasta que lo logres. Si yo hubiese escuchado las voces negativas y dejado de intentar, no estaría donde estoy hoy.

Prof. Luana Marlen Bauer

CUANDO UNA PALABRA HACE LA DIFERENCIA

«La educación es el arma más poderosa para cambiar al mundo» -Nelson Mandela

La educación nos permite comprender mejor el mundo en el que vivimos y qué ocurre a nuestro alrededor, desde múltiples perspectivas y no solo desde la que nos cuentan. Las sociedades y su capacidad para adquirir niveles elevados de vida están directamente relacionadas con la adquisición de conocimiento y la apertura de mente a nuevas tecnologías, historia, filosofía, matemáticas y otras materias universales y necesarias.

Pero la educación no puede terminar en la simple adquisición de conocimientos técnicos sin implicar empatía, solidaridad, generosidad, bondad, amor, libertad, felicidad, etc; porque hacer del mundo una sociedad más formada, educada, comprensiva y justa es tarea de cada uno de nosotros.

Si queremos cambiar al mundo, tenemos que empezar por cambiar nuestras palabras…

«El regalo más valioso que podemos dar a un niño es una imagen realista y positiva de sí mismo.” -Haim Ginott- 

El lenguaje que utilizamos tiene una gran fuerza, incluso determinante, en nuestra mente. Las palabras, dice Luis Castellanos, investigador y experto en lenguaje positivo, forjan nuestra personalidad, nuestra memoria y nuestra capacidad de ver el mundo.
 El poder de las palabras en la autoestima de los niños, y también de los adultos, es enorme. Cada frase deja huella en el cerebro y determina la forma de actuar y sentirse, aun inconscientemente. 
La imagen que una persona tiene sobre sí misma, es decir, su autoconcepto, se forma, en parte, a través de la información que recibe de los otros sobre cómo lo ven o lo describen. Así, las palabras que nos dicen los demás influyen en la forma en que nos percibimos y, posiblemente, actuemos. 

Resulta importante destacar que la autoestima es la creencia de ser valioso, capaz, de sentirse aceptado, amado y con la posibilidad de contribuir al bienestar de los demás, todo lo que vamos construyendo desde pequeños.
Tener un buen concepto de uno mismo, conocer las propias cualidades y fortalezas, favorecerá una buena autoestima.  
Por eso, cuando estés frente a un niño, recuerda que cada una de las palabras y reacciones que tenemos frente a él dejará una marca y moldeará su carácter y su desarrollo.

Prof. Bárbara Wasinger

Estrellas de mar

Hace unos días me llegó un mensaje de whastapp de mi papá, era uno de esos textos que se conocen como “mensaje en cadena”, pero como era de él lo leí. Para ser honesto, ya lo conocía y también lo había escuchado; sin embargo, no puedo dejar de reconocer que llegó en el momento exacto. Te lo comparto:

En ciertos lugares del mundo, existen playas que, después que baja la marea, quedan cubiertas por millones de estrellitas de mar, totalmente indefensas, ya que todavía no han desarrollado su caparazón. Su delicada piel no soporta el calor del sol y terminan muriendo.
Un día, caminando por la playa, reparé en un niño que se agachaba a cada momento, recogía algo de la arena y lo lanzaba al mar. Hacía lo mismo una y otra vez…
Tan pronto como me aproximé, me di cuenta de que el niño recogía a las frágiles estrellitas de mar y una a una las arrojaba de nuevo al mar.
Intrigado, le pregunté por qué estaba haciendo eso y me respondió:
–Estoy devolviendo estas estrellas de mar al agua. Como ves, la marea es baja y si no las arrojo rápido, morirán aquí deshidratadas.
Entiendo, le dije, pero debe haber millones de estrellitas de mar sobre la playa y nunca podrías devolverlas a todas. ¡Son demasiadas! Quizás no te hayas dado cuenta de que esto mismo sucede probablemente en cientos de playas a lo largo de la costa, ¿acaso no estás haciendo algo que no tiene sentido?
El niño sonrió, se inclinó, tomó una estrellita de mar y mientras la lanzaba de vuelta al mar me respondió:
Para ésta sí tuvo sentido… para ésta y ésta también. El hombre sonrió, se inclinó, tomó una estrella de mar, mientras decía y para ésta… y ésta…
Otras personas que estaban observando y escuchando lo que sucedía, tomaron la misma actitud. En un momento eran cientos. Se podía escuchar desde lejos como un coro que decía: Y ésta… y ésta…
Cada acto de amor que hagamos a nuestros seres queridos, amigos, compañeros de trabajo, conocidos o no, es una estrellita que devuelves al mar…
Sé que en este mundo complicado y materialista, un solo gesto de ternura y solidaridad tal vez no alcance. Pero si nos sumamos, como en la playa, lograremos que millones de almas en este mundo puedan tener una esperanza de vida y vivir en paz en las quietas y plácidas aguas de Dios.
¡¡Por favor ayúdame, hay tantas estrellitas, que si estoy yo solo, será imposible!!
 

      ANÓNIMO

No hay mucho mas que decir, sólo que llegó en el momento justo. Hay veces, en que pareciera que nuestro esfuerzo, nuestra tarea o nuestro empeño carece de sentido, inútil. Pero sin dudas no es así.

Cuando estes con ganas de abandonar lo que estas haciendo, o pienses que tu servicio es en vano, recuerda a este niño. Hoy esta historia me lo recordó a mí.

“No debemos cansarnos de hacer el bien. Si no nos rendimos, tendremos una buena cosecha en el momento apropiado …”. – (Gál. 6:9)

¡Todo siembra tendrá su cosecha!

Lic. Jonatan Moreno

El vínculo: generador de oportunidades

«Te recordarán por quién eres, no por lo que sabes»

La infancia es una etapa de aprendizaje y desarrollo, en la cual forjamos nuestra identidad, probando los comportamientos que aprendemos de los adultos que nos rodean.

En nuestras prácticas docentes, en la medida que generemos vínculos saludables, provocaremos un escenario de oportunidades.

Un vínculo (del latín vincŭlum) es una unión, relación de una persona  con otra.
Los vínculos afectivos pueden ser saludables (aportan claridad y bienestar) y lo que más me gusta de ellos es que son nutritivos, enriquecen intelectual y emocionalmente; mientras que los tóxicos afectan psicológicamente, generan sentimientos negativos y confusión.

Al hablar del vínculo como generador de oportunidades, me refiero que al ocasionar un lazo afectivo saludable, abro un escenario seguro para cada alumno, un lugar donde no importa lo que no saben o lo que dicen los demás. Al hacerlo, fortalecemos su identidad; y en ese instante, al ver que alguien cree en ellos, cambiamos un paradigma , donde su fuerza vale como así también lo que piensan y sienten.

Como docentes, si generamos vínculos afectivos saludables con cada alumno que pasa solo una vez por nuestra aula,  tendremos niños más seguros, dispuestos a enfrentar nuevos desafíos, porque los reconforta saber que al lado de ellos hay alguien expectante para celebrar cada logro de pie. Instancia que recordarán cuando un nuevo reto se presente.

Prof. Bárbara Wasinger


MEDIOS DE PAGOS